Australia, de migración y destierro

Se dice que Australia es culturalmente poco interesante, que es tan nueva y se ha construido tan rápido que no tiene una identidad fuerte, como la de China, Egipto o cualquier país Europeo, con milenios de historia documentada y una herencia cultural potente. Es verdad que el país fue colonizado por gente acarreada desde Europa, hace un par de siglos, desplazando casi totalmente a las y los aborígenes. La misma historia de exterminio de América, de norte a sur.

Yo no diría que es un país sin cultura, sino con muchas culturas combinadas, que desde el siglo XVIII por fuerza o por fortuna llegaron hasta acá. Hoy en día esta gente se enorgullece de sus orígenes y se considera en parte europea. Los primeros habitantes, los aborígenes australianos, tienen un legado artístico y lingüístico gigantesco, poco visibilizado. Se habla mucho de integración, pero su presencia se disimula y solo se promociona como atracción turística.

Point Peron Perth
Una de tantas bellas playas australianas.

 

Hablando de la historia más conocida, esa que aparece en los libros de texto de los colegios. La mayoría de las personas que llegaron en aquellas embarcaciones desde Inglaterra eran enviadas acá a cumplir una condena. No se trataba siempre de criminales matones, a Australia llegaba desde la mujer adultera o estafadora en pequeña escala, hasta el asesino en serie, terror de Londres. Ellas y ellos cruzaban el océano para ir a la cárcel en el extremo del mundo. La prisión dentro de la prisión.

Fremantle, en el occidente del país, era y sigue siendo un importante puerto, aquí desembarcaron miles de almas expulsadas, con la esperanza de que al acabar su condena les dejaran vivir libres en esta tierra austera, porque lo de volver a casa, ni soñarlo. Parte del castigo era picar piedras, excavar zanjas, levantar los muros de la futura ciudad en la que serían libres. Obviamente, también se generó un comercio intenso de materias primas para echar adelante el nuevo estado.

Fremantle_Arts_Centre
Prisión de Fremantle, Australia

 

La Australia de hoy es organizada, moderna, avanzada en infraestructura, con un régimen político más o menos en orden, aunque no se salva de la corrupción. Tiene un sistema social bastante privatizado, donde los servicios de salud generan gordas facturas, la educación universitaria se mide en miles de dólares, los alquileres son elevados y todos los precios están inflados. En general, los salarios son altos y así la cosa se empareja. Al parecer, hay una óptima calidad de vida, o por lo menos de eso se convence la gente.

En Australia se trabaja duro y con dedicación. Las reglas se respetan, la urbanidad se aprende desde la niñez. Son personas de orígenes mezclados, descendientes de migrantes de muchas épocas, que llegaron a limpiar terrenos, trazar calles, abrir canales, formar diques, traer semillas de todos tipos y adaptar nuevos métodos de elaboración de alimentos. El clima generoso de este país permite que toda cosecha prospere y que no falte la comida.

fremantle-markets
Fremantle histórico

 

Todo aquí parece abundancia. Buenos vinos, exquisitos quesos, carnes hasta de canguro y cocodrilo, que también tiene sabor a pollo. El tomate sabe a tomate y no a agua con semillitas, como en Europa y el aguacate casi lo comparo con el de México. El pescado es extremadamente costoso, a pesar de que estamos en una isla y los camarones vienen cargados de antibióticos, como en todas partes. En fin, que el paraíso no existe y aunque se ha hecho una enorme labor, este sitio no es perfecto.

La gente es políticamente correcta, prefiere evitar ciertos temas. No se habla de abusos al medio ambiente, ni de expulsión de refugiados, ni de matrimonio igualitario, ni de diversidad de género. Se dice que todo mundo tiene las mismas oportunidades de crecer, de hacerse un buen futuro, aunque para ello haya que invertir mucho dinero y pasar difíciles filtros migratorios. Pero, hoy en día eso es sólo un detalle que no se compara con cumplir una dura condena a miles de kilómetros de casa, sin billete de regreso.

Anuncios

13 thoughts on “Australia, de migración y destierro

  1. Qué interesante! yo también pienso que Australia en multicultural porque es in país de inmigrantes como Canadá, por ejemplo, que recorrí hace un tiempo y quedé impresionada por la mezcla de culturas dependiendo de cada lugar de ese inmenso país. Australia está en mi lista de pendientes por visitar porque además tengo algunos amigos viviendo por allá. Excelente artículo! Patricia

  2. Lo del tomate es vero, al menos el de las tiendas. Si consigues de huerto es otra cosa (quizá hay todavía otro mejor)
    Parece bien bonito, sobre todo la playa. En algún lado leí que los ingleses encontraron el paraíso en la tierra y en vez de irse a habitarlo, mandaron a los presxs allá (consternado por lo de encarcelar y deportar a adúlteras!)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s