Komodo para alucinar en colores

Me parece muy bien que en Komodo viva un lagarto con pinta de dragón, que sea una especie protegida y que la zona por donde se mueve haya sido nominada Parque Nacional. Las fotos de este animal son muy populares y la gente paga muchos dolares por dejarse guiar en su persecución. Debe ser muy impresionante verlo comer el cebo que le ponen los cuidadores del lugar para atraerlo y lograr que se quede quieto para la foto. Creo que es interesante ver especies únicas, pero por esta ocasión he decidido pasar del bicho y enfocarme en lo que me ha llevado hasta este rincón del mundo: el mar.

Como siempre, me informé muy poco sobre el sitio, antes de ir contacté con un par de amigas buceadoras que han estado por ahí y su testimonio me fue suficiente para decidir darle un vistazo. Nadie exagera sobre la belleza del fondo marino de Komodo y empiezo a dudar que exista otro lugar donde a través de la luz y el agua se puedan apreciar tantas gamas colores. Al ojo se le hace imposible captar todas esas tonalidades a la vez, se amontonan en la retina, se convierten en un conglomerado luminoso, causando una marea de sensaciones. Bucear en este mar es un ejercicio extenuante de asombros.

img_0330
Komodo por arriba

El plan era hacer un par de inmersiones, pero visto el panorama, me fue imposible dejar Komodo sin bajar a ver al menos 9 de sus mejores sitios, y creo que me controlé bastante por no repetir hasta el infinito. La ley del océano se confirma aquí, nada es nunca igual, nada se vuelve a ver de la misma manera, siempre habrá algo extraordinario que descubrir e invariablemente hay alguna sorpresa del tamaño de una manta gigante, como mínimo. Una sale del agua con cara post orgásmica y la sonrisa no se quita en días.

Pasados los 30 metros de profundidad, los rayos del sol aún me dan en la cara. Voy por corrientes que arrastran, termoclinas suaves, mil formas de corales, paredes sin fin, tráfico de peces sin prisa, tortugas perezosas, tiburones sin miedo. Todo a la vez y en cantidad. Respirar lento, inhalar en 3 segundos, exhalar en 6 o más, si las emociones lo permiten. De vez en cuando, hay que ver  hacia arriba y buscar la línea de la superficie para confirmar que no se trata de una alucinación, esto es el aquí y ahora transparente.

dsc01445
Komodo por abajo
Gracias a mi mejor dive buddy Di Shark por la excelente compañía y las fotos.

 

Anuncios

9 thoughts on “Komodo para alucinar en colores

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s