Obsesión por la piel blanca

20150124_190102

“¿Porqué eres tan negra?”, me pregunta la masajista de tez blanca fantasmagórica, mientras yo me acomodo boca abajo en la cama de masajes, lista para recibir las técnicas tailandesas. Me apunté al masaje terapéutico de una hora y la simple mención del tono de piel ya me pone tensa.

No es la primera vez que en el Sudeste Asiático alguien me hace esta pregunta. Les sorprende que una extranjera, sea más morena que ellas y que no haga nada por esconderlo. En general, no soy sensible a este tipo de conversaciones, pero cuando pretendo que me quiten los nudos de la espalda,  lo último que me apetece es hablar de genética y mestizajes.

Ella continua haciendo comentarios sobre mi gama corporal de colores  y cuchichea con sus compañeras, que amasan carnes más claritas que las mías. Como sé que me arriesgo a recibir una llave marcial, me retengo de darle la contestación que merece, finjo una sonrisa y cierro los ojos dispuesta a gozar de la hora de relax.

Cuando la secuencia del masaje la lleva a destaparme los muslos y las nalgas, lanza un chillido gatuno, se emociona como si le hubiera tocado un premio. Celebra el extraño hallazgo del trasero prieto, la parte del cuerpo más escondida, que debería ser pálida. De repente, me veo rodeada de todas las masajistas que milagrosamente se abstienen de hacerse selfies junto al oscuro motivo del revuelo, o por lo menos eso creo yo.

Y es que, ¿cómo no les va a parecer raro ver un cuerpo color café? si ellas están obsesionadas con la blancura y hacen de todo para que la atrevida luz solar no toque sus cuerpos y mucho menos sus caras. Siempre van cubiertas de pies a cabeza, con guantes en pleno verano. No salen de casa sin aplicarse cremas anti sol, anti manchas, anti rojeces, anti todo lo que les pueda percudir el cutis.

Es cierto que los efectos de los rayos solares sobre la epidermis son reales y muy peligrosos. Yo también me embadurno de protección solar, aunque inevitablemente, al cabo de un día en el mar o en la montaña me convierta en un carboncillo feliz. En mi país de origen, también es importante tener la piel clara y crecemos con la estúpida idea de que ser morena es una desventaja. Nos protegemos del sol, pero sin llegar al extremo de ir enmascaradas a la playa.

Los estándares de belleza actuales, no sólo exigen que las mujeres tengamos un cuerpo delgado, en Asia además hay que ser blancas en todos nuestros rincones. Existen cremas “especiales” para emblanquecer las axilas, los pezones y la vagina, algunos productos no sólo prometen aclarar estas zonas, sino también ponerlas de color rosado.

En las tiendas de Tailandia y del resto de los países del continente, hay una gran variedad de productos para aclarar la piel, en su mayoría estos contienen blanqueador y otros químicos altamente dañinos. Pero, ¿quién se fija en ese detalle cuando se trata de alcanzar el ideal de belleza y un estatus social gracias al color correcto?

20150124_133658
¡Aclárate toda!
20150124_133604
Lavados íntimos blanqueadores. “¡Blanquea tu vulva y gana un viaje a Japón!”
20150124_133004
Cremas blanqueadoras de axilas y para el interior de los muslos
20150124_132913
Pezón rosita y axila blanca
Todas las marcas han adaptado sus productos a la blancura
Todas las marcas han adaptado sus productos a la blancura
20150124_134851
También hay que adelgazar
20150124_133959
Pegatinas para tener los ojos grandes y redondos como los de Minnie
20150124_134047
Para una mirada mas redonda
fairnlovely (1)
Publicidad de Fair n’ lovely (Clara y adorable)
20150124_133934
Para conseguir una nariz ideal
Publicidad de crema blanqueadora
Publicidad de crema blanqueadora
A shopper in Bangkok, Thailand, next to an advert for a skin-lightening product
Chica de Bangkok junto a publicidad de crema blanqueadora. Foto de Sakchai Lalit/AP
Anuncios

5 thoughts on “Obsesión por la piel blanca

  1. Reblogueó esto en Orbita Diversay comentado:

    En occidente, tener la piel bronceada resulta sexy y sano. Para eso hay toda una industria del color y en las playas se tuestan los cuerpos a punto de combustión.
    En Asia, es lo contrario, ahí las mujeres hacen lo imposible por tener la cara y el cuerpo como la nieve. Para ellas una piel clara es sinónimo de belleza, fineza y bienestar. La cosmética se pone de su lado comercializando productos que prometen una piel pálida y sin manchas.
    Una morena que viaja o vive en Asia, no escapa de las miradas curiosas y muchas preguntas no siempre simpáticas.

  2. El punto, al fin de cuentas, es que la mujer NUNCA esté a gusto con lo que es naturalmente, con lo que nace, que siempre esté buscando un canon de belleza inalcanzable, impuesto por la industria con el fin de caer en una prisión, gastar dinero y sanidad mental en buscar una “belleza” inalcanzable… la mujer no es ni será libre si no ama su cuerpo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s