Selamat tinggal Malaysia! *

Barrio chino
Barrio chino – Kuala Lumpur

Despertar antes de que amanezca no es lo que prefiero, pero hoy toca volar y desde el centro de Kuala Lumpur hasta el aeropuerto tengo un largo camino. Con la marcha más veloz que me permite la mochila, atravieso las calles aún oscuras del barrio chino, a esas horas ya están abriendo algunos negocios, hay gente barriendo, acomodando los puestos de frutas, flores y de comida rápida. La ciudad se prepara para un nuevo día. Llego justo a la apertura del metro y sé que estaré a tiempo para mi vuelo. Confirmo que el sistema de transporte local es muy eficiente, ordenado y no hay fallo.

Mis días en Malasia han sido completos y emocionantes, tanto que no he tenido un momento para escribir. He estado demasiado ocupada absorbiendo tanta información, capturando imágenes, identificando aromas, caminando sin parar, saboreando la increíble comida malaya, india y china (la de verdad) disponible a todas horas, a cada paso.

Vendedora de Flores
Vendedora de Flores

Tardé unos días en darme cuenta de que Malasia está muy lejos del perímetro por el que normalmente círculo. Tantas cosas aquí me son familiares: el calor, el picante sabroso, el caos, el ruido, la sonrisa constante y la amabilidad de la gente me recuerdan a otra tierra ya querida, ¿Pero cuál?

Puedo asociar este lugar a muchos otros que conozco, pero este es único. En los otros no conviven en aparente armonía una mezquita, un templo budista, uno  hindú y una iglesia católica o algo similar. La fusión de las culturas china, india, malaya, árabe, con una pizca de influencia europea explican la actualidad de este país. No existe una apariencia típicamente malaya, las personas aquí tienen rasgos distintos.

Paseo escolar
Paseo escolar

La mayoría de las mujeres portan  el velo de una forma muy elegante, resaltando sus facciones de entre medio y extremo oriente. No es fácil adivinar su origen, no  he atinado ni una vez. Ellas son discretas, silenciosas o disimuladas, rien con dulzura y cuando están juntas no suelen alborotarse, salvo las adolescentes que aquí tampoco contienen su algarabía grupal.

Varías veces he percibido una mirada de empatía  en las mujeres. Se acercan preguntando  “you alone?”, ponen cara de pena y niegan con la cabeza. Alguna se ha empeñado en acompañarme un rato, haciéndose entender con señas y cuatro palabras en inglés, imposible depender en mi malayo pobre de sólo dos expresiones.

Los de jeans
De jeans y en moto

Las niñas con velo estampado de Hello kitty dicen “hello! Where you from miss?” y sin esperar mi respuesta salen corriendo, divertidas, como si hubiesen hecho la travesura del siglo. Cada día me atribuyen una nacionalidad diferente: “are you from India?”, “Indonesia?”,  “Brasil?”. Posiblemente, para ellas yo sea un misterio. Lxs mochilerxs suelen ser rubixs, altxs y de ojos claros.

Más de una vez las he visto cuchicheando, tal vez se preguntan de donde vendrá esa mujer con cabello de hombre, piel tostada, ojos oscuros y tamaño local. Una extranjera con camuflaje integrado. Tendré que volver a Malasia para aclarar quienes somos ellas y yo, la cita esta abierta.

* Hasta pronto Malasia!

Pasado y Presente
Pasado y Presente
Anuncios

One thought on “Selamat tinggal Malaysia! *

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s